El mamut y el dragón

En las heladas tierras, junto al gran iceberg, vivía un
Mamut que era diferente. El color de su piel era dis-
tinto y no disfrutaba haciendo las mismas cosas...

mamut small

...que los demás. Un día encontró una cueva donde vivía el Dragón de dos cabezas, quien, para permitirle la entrada, le propuso sorprendentes pruebas y adivinanzas. Cuando por fin consiguió entrar, las Luciérnagas condujeron al Mamut al interior de la cueva, donde con su trompa hizo bellas pinturas en las paredes. Mientras dibujaba, iba descubriendo y aprendiendo las cosas que realmente le hacían disfrutar.